Caminatas entre el arte, el rural, la participación, la cultura y las rudistas del cretácico. Nuevo cuaderno de Entretantos

El cuaderno 5 de la Fundación Entretantos “Arte, territorio y comunidad” mezcla el olor del papel recién salido de imprenta con el de los caminos de Sedano (Burgos), donde el pasado junio se celebró la VI Escuelaboratorio de la que surgieron los contenidos y la inspiración de esta nueva publicación, pergeñada por Marta Álvarez y Fran Quiroga, a partir de las reflexiones, ideas, debates, charlas e intervenciones artísticas de todas las personas que construyeron la edición de este año.

La Escuelaboratorio es un espacio de encuentro colectivo para la indagación, el aprendizaje, la reflexión y la construcción de puentes y diálogos, que cada año se asoma a un tema de forma monográfica y un lugar diferente, en el que se dan cita colectivos y gentes de diversas procedencias que se suman año a año para pasar un fin de semana con las neuronas entrelazadas creando nuevas complicidades. Es una iniciativa promovida por la Fundación Entretantos que forma parte del Programa de Seminarios Permanentes del CENEAM (ministerio de transición ecológica) que este año ha contado con la colaboración del Geoparque mundial UNESCO Las Loras.

Esta vez nos centramos en la relación entre Arte, territorio y comunidad, como siempre, bajo el paraguas de la participación que es el eje central desde el que se vehicula este espacio. Qué conexiones hay entre el arte y la participación, qué conflictos, potencialidades y qué puentes se pueden crear, fue el objetivo central de esta edición.

¿Cómo hacer cultura en el rural sin ejercer colonialismos? ¿Cómo cuidar el patrimonio sin caer en la pura repetición folclórica? ¿Qué pone de manifiesto la membrana que separa los conceptos de arte y artesanía? ¿Por qué ha de ser importante que los proyectos nazcan en el contexto territorial? ¿Qué aprendizajes nos trae la participación en entornos rurales? Estas y muchas cuestiones más se fueron abordando a lo largo de este seminario que nos tuvo enfrascadas entre el arte, el territorio y la comunidad.

Cada año conocemos y experimentamos una técnica de participación. Esta vez, pudimos contar con la colaboración de Andrea Olmedo y Fran Quiroga, dos trabajadoras culturales que, con el apoyo de Marta Álvarez, nos introdujeron en las prácticas del pensamiento caminado. “Una práctica que bebe del andar preguntando del movimiento zapatista o del andar caminando de los situacionistas y que es una adaptación de la utilizada por Andrea y Fran en el marco del proyecto de investigación experimental Ruraldecolonizado que acogió el Laboratorio 987 del MUSAC y el CGAC los años 2016 y 2017”

Esta metodología nos invita a charlar mientras caminamos tranquilamente. La conversación y el paseo son dos prácticas cotidianas, de ahí que la Jornada Caminada sea algo natural a lo que nos entregamos con ganas pero con un gran potencial para el diálogo y la escucha del que no solemos ser conscientes. A través de preguntas y respuestas colectivas, los paseos van marcando el propio hacer de la jornada. A estas preguntas a las que ir dando respuesta en las caminatas, se sumaron las intervenciones artísticas que a modo de input sorpresa se fueron sucediendo a lo largo de la jornada: así, los “Campos de energía” de Luis Ismael Ortega, el documental “Ferrol Rebelde” de  la mano de Andrea Rico,  las imágenes experimentales de Rubén García, la mirada al territorio de nuestros antepasados “A partir del suelo” de Carla Souto, las lecturas de Marta Álvarez, la música de Mounqup y la Transqueimada de Fran, consiguieron que esta Escuelaboratorio fuera completamente mágica y tan productiva, que ha dado origen al monográfico “Arte, territorio y comunidad”  que puedes consultar aquí.


Comments are closed.