‘Reunión de pastores, oveja… contenta’ _ La crónica del Encuentro de Candín (y III)

El debate que sigue es intenso, los ganaderos y el resto de los asistentes van apuntando hacia los puntos clave de las intervenciones de Celsa y Antonio, la necesidad de regulación de los mercados, la apuesta por un precio justo para la carne por encima de cualquier tipo de ayudas, el pago por los servicios ambientales, los injustos requisitos para la incorporación de nuevos ganaderos jóvenes, la inoperancia de los sindicatos agrarios convencionales y la necesidad de reinventar el mercado para los ganaderos en extensivo y centrarse en un consumo más cercano y más cómplice con el ganadero.

Tanto Celsa como Antonio recalcan que nadie va a defender a los ganaderos de extensivo, y que la única posibilidad de que se oiga su voz es agruparse y trabajar en red. Xuan Valladares, el presidente de la Federación de Pastores, que se ha unido a la mesa de debate (en realidad no hay mesa, sólo tres sillas en corro con el resto de los ganaderos) dice que hay tres cosas que los ganaderos pueden hacer para enfrentar esta situación: unirse, unirse y unirse. La afirmación de Xuan arranca suspiros, y no sólo por la dificultad de la tarea que propone. Agrupar a los ganaderos de extensivo y poner en marcha redes de trabajo demanda organización, apoyo técnico y mejoras en la tecnología y la comunicación. La agrupación de los ganaderos que se han juntado en este encuentro es un primer paso, importantísimo sin duda, pero que necesita avanzar y fortalecer su tejido.

La mañana casi ha pasado ya, el encuentro se acerca a su recta final mientras tomamos un cafelito rápido que pone a prueba la capacidad de reacción del bar del pueblo. La última parte del encuentro consiste en la celebración de la asamblea de FEGAEXPA, la Federación de Castilla y León de Ganadería Extensiva, a la que amablemente han invitado al resto de los participantes. No hablaremos en esta crónica de las decisiones internas de FEGAEXPA, que sólo a ellos corresponde, pero sí de algunas de las conclusiones que se extrajeron de la asamblea, ya engrasada con el devenir del encuentro.

La primera es que hay que fortalecer el tejido social de la ganadería extensiva, potenciar el trabajo en red y promover un apoyo técnico potente a los ganaderos extensivos, que dinamice sus organizaciones, expanda el uso de las nuevas tecnologías y les ayude a fortalecer sus asociaciones, cooperativas y redes. La relación entre la Fundación Entretantos y FEGAEXPA se ve, en este sentido, como clave para el futuro, por lo que se plantea el establecimiento de un marco permanente de colaboración y de movilización de recursos para mejorar este apoyo técnico. La inmediata integración de FEGAEXPA en la Federación de Pastores y la presencia de su presidente en la asamblea hacen extensiva esta propuesta a la propia FEP, que ve con buenos ojos el establecimiento de un marco de colaboración permanente.

La segunda conclusión es la necesidad de hacer visible socialmente el papel de la ganadería extensiva en la gestión del territorio y la conservación de sus valores. Es imprescindible abrirse a la sociedad y ser capaces de transmitir esta realidad, buscando su apoyo y complicidad. En este sentido, se propone la celebración de un congreso, jornada o seminario de carácter al menos nacional orientado hacia esta cuestión: la puesta en valor del papel de la ganadería extensiva en la sociedad. Desde Entretantos se asume el reto de hacer una primera propuesta e iniciar la recaudación de los fondos necesarios para organizar un evento de estas características.

Y así, con la cabeza llena de ideas y la panza vacía y exigente, clausuramos el encuentro con un banquete pantagruélico a base de productos ganaderos al estilo Ancares, unas lonchas de cecina (he visto muchos pepitos con los filetes más finos), chorizo de vaca y cerdo, excelente jamón, queso de Ancares, un churrasco exquisito de las terneras de Alejandro, chuletillas de un cordero de pasto de tamaño considerable preparadas de forma magistral y varias piezas de ternera fritas en su punto. Y, para regocijo de la audiencia, después del festín, Xuan Valladares se zampó un desayuno de medio litro de cacao con galletas cuadradas, mientras los ganaderos más jóvenes de Ancares, jaleaban la hazaña y nos daban confianza en el futuro.

 

Encuentro de Candín, Parte I

 

Encuentro de Candín, Parte II

 

Encuentro de Candín, Parte III