Cascante: una oportunidad para reinventar los comunales en el Sur de Navarra

En la actualidad, y desde Octubre de 2017, la Fundación Entretantos está desarrollando para el Gobierno de Navarra un proceso de información y consultas en torno al futuro desarrollo del Monte del Cierzo, de titularidad comunal, en el municipio de Cascante, Ribera Navarra.

Desde hace años, las personas que utilizan estos terrenos del comunal vienen reivindicando la necesidad de realizar tanto una mejora del regadío como una concentración parcelaria que facilite y optimice la actividad agraria. El Gobierno de Navarra pretende acometer la segunda Fase del Canal de Navarra, que llevaría agua a los y las regantes de toda la comarca del Monte de Cierzo y Argenzón, y que implicaría la realización de una concentración parcelaria. Aunque la titularidad de la tierra está sobradamente documentada como comunal, las prácticas irregulares sobre el comunal durante años, han llevado a muchos y muchas usufructuarias a vivir la titularidad como propia, incluso inscribiendo en el Registro de la Propiedad las parcelas como propias en algunos municipios.

Este hecho permite prever que las intervenciones en el territorio podrían aplazarse sine die en caso de iniciarse el proceso por la vía judicial con cada persona que se considere “propietaria” de un terreno en el comunal.

En 2017, el gobierno regional, tras explicar a las comunidades de regantes de la zona, el plan de regadío asociado a la llegada del Canal, y al  encontrar especial interés en la búsqueda de soluciones, así como una mayor conciencia de la titularidad comunal en el municipio de Cascante, técnicos del  Gobierno se reúnen con la Mesa de Agricultura del Ayuntamiento de Cascante, en un intento de desarrollar un modelo de convenio transaccional que facilite un acuerdo entre usufructuarias/os y municipio (propietario del comunal) para desbloquear la situación y con la idea de poder evitar la vía judicial.

Cuando el modelo y propuesta de convenio ya está sobre la mesa para ser pasado por el pleno municipal y aprobado, tras una serie de reflexiones se ve la necesidad de desarrollar un proceso “participativo” antes de dar este paso.

En este contexto se solicita a Entretantos que inicie un proceso de información y consultas sobre el modelo de convenio y de futuro que se va a desarrollar en el Monte comunal de Cascante, procurando recuperar el sentido y memoria del comunal, para realizar una primera aproximación sobre la propuesta de convenio a la comunidad, valorar la percepción y respuestas que genera y recoger las propuestas, necesidades y sugerencias al respecto.

La meta que persigue este proceso es recuperar parte del monte comunal de Cascante mediante una regularización de la propiedad que permita la implementación de medidas de mejora del uso y gestión del mismo.   

De esta manera, tras una primera fase de investigación mediante diferentes técnicas de investigación social y documental, se concluye la necesidad de desarrollar tres talleres de Información y Consultas diferenciados en tres grupos de agentes, en este orden:

  1. Un taller con colectivos ciudadanos, donde se les invita a evocar las emociones comunes que les despierta pensar en el terreno municipal que nos ocupa, se les expone brevemente la implicación jurídica de “comunal” y su motivación original, así como una breve historia desde su creación hasta la actualidad, y la necesidad de los actuales usufructuarixs, principalmente los que hacen uso agrario del mismo, de mejorar la ordenación y regadío, que lleva a la propuesta de convenio transaccional trabajada con la Mesa de Agricultura del Ayuntamiento, para pasar a recoger sus impresiones, dudas y propuestas al respecto, pensando en el futuro bien común del territorio.  
  2. Un taller con personal técnico vinculado al territorio, donde se expone del mismo modo el origen, desarrollo y estado actual del territorio que nos ocupa, la propuesta convenial que se baraja, y se recogen las impresiones, dudas y propuestas al respecto.
  3. Un taller con representantes políticos municipales. En este caso, trabajamos exponiendo también la evolución de los bienes comunales municipales hasta la situación actual, señalando que no se buscan responsabilidades del pasado, sino mejorar en lo posible el uso de los mismos. Después se les expone el trabajo realizado en los dos talleres anteriores, las conclusiones derivadas y la percepción recogida sobre la propuesta de convenio transaccional, y recogemos sus dudas e impresiones, tanto sobre el convenio (que en muchos casos desconocían) como sobre la percepción ciudadana y la continuidad del proceso iniciado.

Los resultados de esta primera intervención del proceso, que pueden leerse en el informe, hacen que el Gobierno de Navarra, desde la escucha al mismo decida darle continuidad trabajando en las siguientes líneas durante 2018:

  • Aclarar mediante informe al Ayuntamiento de Cascante la posibilidad legal de realizar la concentración parcelaria sin perder la titularidad comunal, y el coste económico aproximado que implicaría en relación a las futuras inversiones del Canal.  
  • Estudiar la viabilidad de incorporar al convenio las propuestas recogidas durante los talleres: frenar la especulación con las tierras, diferenciar entre usuarias reales y sólo titulares, regularizar y poner en valor el comunal resultante mediante normativa, control y gestión de órganos comunitarios.  
  • Desarrollar unas Jornadas Divulgativas sobre el Monte y los Bienes Comunales en las que se exponga la situación actual y las posibles soluciones, ya revisadas y libres de dudas, y donde se establezcan mesas de trabajo para diseñar el mejor futuro para el comunal. Además, se crearía un grupo asesor ciudadano que se incorporase al seguimiento del proceso que se desarrolle finalmente en el Monte, y trabaje de la mano del Ayuntamiento en la gestión y toma de decisiones sobre el comunal.
  • Elaborar documentación divulgativa con los resultados de las Jornadas, para facilitar información a todas las personas que, ostentando derechos de aprovechamiento, no pudieran haber asistido.
  • Diseñar el modelo de concentración incorporando todas las aportaciones hechas al respecto en relación a la conservación, dedicando un tiempo a pensar estratégica y colectivamente el modelo de desarrollo rural que se quiere fomentar y los mecanismos para implementarlo.

Para avanzar en este sentido la estructura de trabajo está siendo:

Primer semestre de 2018:

a) Trabajo de coordinación con personal técnico con conocimientos y/o competencias sobre el comunal municipal, para elaborar un mapa más claro y conciso de posibles soluciones para desbloquear la actual situación irregular del comunal, consiguiendo mejorar las condiciones necesarias para el desarrollo agrario (mejora del sistema de regadío y concentración parcelaria), a la par que se cuida la conservación patrimonial, se diversifican los usos, se reconoce y compensa de algún modo a quienes lo han mantenido hasta ahora, y se regula su aprovechamiento y gestión de modo comunitario.

b) Trabajo con concejalías para recoger las necesidades específicas de información que se precisarían antes de tomar una decisión plenaria sobre los bienes comunales, y establecer de forma acordada los criterios e indicadores de baremación de las posibles soluciones, de tal modo que, cuando llegue el momento de tomar decisiones al respecto, existan criterios objetivos y consensuados que faciliten el avance.

Segundo semestre de 2018:

a) Se publicará una primera tirada del nº1, del “Diario del Comunal”, periódico local informativo específico de la temática, en el que se explicará de modo cercano y asequible la historia, situación actual, potencialidades, y proceso que se está desarrollando sobre el Monte Comunal de Cascante.

b) Se organizarán las Jornadas “Poniendo en Común”, donde se contará con expertas y expertos en bienes comunales y desarrollo rural, se expondrán los resultados del trabajo realizado durante el primer semestre con el personal técnico, se abrirán espacios  de debate sobre el comunal con todas las concejalías, se realizarán talleres con la ciudadanía para recoger propuestas de futuro, inquietudes y peticiones específicas sobre el proceso, y se creará un grupo mixto (sociedad civil, administración) de seguimiento del acuerdo que se genere sobre el comunal, que, en el futuro, pudiera constituirse como un órgano civil  “gestor” del Comunal Municipal.

Desde Entretantos asumimos la dificultad de intervenir sobre una situación que lleva tanto tiempo en estado irregular y aceptamos el reto de facilitar de algún modo que se pueda hacer integrando las diferentes miradas, porque consideramos que es una oportunidad única para reinventar el desarrollo territorial desde los municipios, basándose en los bienes comunes, regulándolos de forma adecuada, mejorando su aprovechamiento y conservación al mismo tiempo, y desde los acuerdos por el bien común, en lugar de por los intereses particulares.

Para que pueda hacerse así, debe haber tiempo para profundizar y valorar bien todas las vías antes de decidir, para explicarlas y debatirlas, transparencia e información para que toda la comunidad pueda decidir con conocimiento, y voluntad de cooperación y solidaridad para buscar la sostenibilidad y optimización de los recursos que son de toda la vecindad. Y todos los factores parecen darse a favor.

Estamos convencidas de que el resultado puede ser beneficioso para este hermoso municipio con alto potencial agroganadero y turístico, y así de algún modo, ser ejemplo de buenas prácticas de desarrollo rural y de gobernanza de los bienes comunes.