La ganadería extensiva, una actividad clave para nuestra alimentación

La Fundación Entretantos pone en circulación su segundo cuaderno divulgativo sobre ganadería extensiva, centrado en esta ocasión en las relaciones entre ganadería y alimentación.


Aquí puedes descargar íntegro el cuaderno

La Fundación, conocida por su labor de secretaría de la Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo, desarrolla una labor divulgativa, de acercamiento y apoyo al pastoreo y a las personas que lo practican. Tras el primer cuaderno, dedicado a poner de relevancia el papel ambiental de la ganadería extensiva, en esta ocasión aborda la huella social, ecológica y ambiental del consumo de productos animales, buscando alternativas para una dieta más equilibrada, saludable y sostenible. En esta dieta, los productos de origen animal juegan un papel importante, eso sí, buscando un modelo de consumo responsable a partir de producciones extensivas y sostenibles, que a su vez mantienen algunos de los lugares y paisajes de mayor interés en nuestro país. El cuaderno resume, además, algunos de los aspectos clave del informe elaborado por la Fundación Entretantos a petición de Greenpeace, y que puede consultarse íntegro en este enlace.

La ganadería es la principal fuente de alimentos y productos de origen animal en nuestra dieta, remontándose su origen a la transición neolítica, desde sociedades cazadoras y recolectoras a las sociedades agrarias. La ganadería ha sufrido un acelerado proceso de industrialización desde la segunda mitad del siglo XX que ha acabado poniendo a la ganadería industrial en el centro de una enorme polémica económica, social y ambiental, que también es descrita en esta publicación.

Por su parte, la ganadería extensiva arrastrada por este proceso de concentración, por los numerosos problemas internos de soledad, desarticulación y mala imagen social y por la situación de abandono del medio rural, se enfrenta a un futuro muy problemático, que amenaza incluso con su desaparición en amplias zonas de nuestro país. Esto a pesar del ingente aporte del pastoralismo a nuestra sociedad, que comienza con la producción de carne, lácteos o fibras, y que incluye, además, la generación de empleo rural, el mantenimiento de muchos paisajes valiosos y sistemas de alto valor natural, la provisión de servicios ecosistémicos, la adaptación al cambio climático y la contribución a la seguridad y soberanía alimentaria.

Y, a pesar de esta situación, la clave del futuro de la ganadería extensiva está en las personas y en su capacidad para conservar, potenciar y repensar esta actividad milenaria. Y no estamos hablando solamente de los productores y productoras, sino de abordar el conjunto de la actividad desde una perspectiva social que pueda sustentar económicamente, apreciar y divulgar su labor y favorecer marcos políticos y económicos compatibles. Por esta razón entidades como la Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo buscan la colaboración del conjunto de la sociedad, incluidos los ámbitos científicos, técnicos, veterinarios, ganaderos, ambientalistas, gastronómicos, culturales, etc., para coordinar un movimiento social capaz de impulsar la ganadería extensiva a través de los retos de sostenibilidad y adaptación que pueden garantizar su futuro a largo plazo. Y, como no, para poder avanzar en esta dirección resulta de vital importancia conocer, apreciar y valorar en su conjunto la aportación de la ganadería extensiva, y las soluciones que ofrece a la insoportable situación actual de la carne industrial en nuestro país.

Los cuadernos entretantos son una serie de publicaciones sobre los temas en los que trabaja la Fundación Entretantos: ganadería extensiva, bienes comunes, gobernanza y participación. Todos ellos se pueden descargar desde esta página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *