Presentación del libro “Rebeldías en Común” en Valladolid el 14 de Junio

Por fin ha salido a la luz el libro que Comunaria lleva gestando desde hace unos cuantos meses, Rebeldía en Común, con la participación de muchas y diversas personas y entidades que a través de esta publicación reflexionan y presentan los diferentes enfoques, componentes y variaciones de los comunes en nuestros días, las relaciones entre ellos y la influencia e inspiración en el pensamiento, el activismo y la rebeldía actualmente.

Ahora, comienza una ronda de presentaciones por el estado español, teniendo lugar en Valladolid una el día 14 de Junio en la Librería-Cafetería La Otra a cargo de Ángel Calle, co-editor del libro.

La Fundación Entretantos ha contribuido al libro con un capítulo dedicado a “Lo que los comunales cuentan”, donde se desentraña el origen, la riqueza, las amenazas y la contribución de los comunales tradicionales vinculados en la gobernanza y gestión comunitaria de los recursos naturales.

Montes que se manejan de forma comunal, cofradías de pescadores/as que insisten en realizar una pesca artesanal y sostenible, programadores/as que reproducen entornos comunicativos basados en el software libre, mercados que ligan directamente a personas productoras y consumidoras, redes de semillas que trabajan para mantener la biodiversidad cultivada, cooperativas que apuestan por una energía sostenible, iniciativas de crédito colectivo o comunitario, grupos educativos o de crianza que atienden las necesidades de las/os más pequeñas/os, aprovechamiento compartido de dehesas: todo este paisaje de autoorganización social formaría parte de lo que podemos reconocer como el “paradigma de los comunes”.

A estos comunes tradicionales se suman los nuevos comunes, entendidos como prácticas que intentan cerrar circuitos económicos y políticos en un territorio dado y que ayudan a democratizar fragmentos del mundo. Agrupaciones desde las que desarrollar formas diferenciadas de producir (economía solidaria, cooperativismo, agroecología…); aprender (cooperativas de enseñanza, escuelas populares…); convivir (grupos de crianza compartida, cooperativas de vivienda, recuperación de pueblos abandonados….); relacionarse con las culturas y las nuevas tecnologías, de forma que sean accesibles y no se mercantilicen (software y cultura libre…); en definitiva, instituciones capaces de sostener y hacer deseables otros estilos de vida.

Comunales y nuevos comunes tienen mucho en común, aunque los separe un contexto histórico y ambiental. Son fruto de la sedimentación de prácticas que llevan asociadas una serie de valores como la reciprocidad, la deliberación y la participación, la sostenibilidad o el cuidado de los bienes o recursos. Este libro contiene voces de activistas, comuneras e investigadores, recogiendo los principales debates y prácticas que se están dando en nuestra geografía en torno a los comunes.